Buscar este blog

KONEC SRPNA V HOTELU OZON (1967)

Ficha técnica

Título inglés: The End of August at the Hotel Ozone / Late August at the Hotel Ozone
Nacionalidad: Checoslovaquia
Productora: Ceskoslovenský armádní film
Director: Jan Schmidt 
Guion: Pavel Jurácek
Música: Jan Klusák
Dirección de fotografía: Jirí Macák
Intérpretes: Vladimír Hlavatý (voz de anciano), Jitka Horejsi (Martha), Ondrej Jariabek (anciano), Vanda Kalinová (Judith), Alena Lippertová (Eva), Irina Lzicarová (Anna), Natalie Maslovová (Magdalen), Jana Novaková (Clara), Beta Ponicanová (anciana), Olga Scheinpflugová (voz de anciana), Magda Seidlerová (Barbara), Hana Vítková (Theresa)
Duración: 77 m.

Angustiosa, fea, desagradable y muy discutible a nivel ideológico, quizás una de las películas de anticipación más cuestionable de las realizadas en la Europa del Este en el periodo comunista. Nuevo encuentro con el cataclismo nuclear, donde la civilización se ha ido al garete y la esperanza de la humanidad recae en un grupo de mujeres, nacidas tras la catástrofe. Todas menos una, la anciana en la que se depositan los recuerdos del mundo anterior y parte del contrato social perdido. A medio camino entre la madre y la maestra, su función en el grupo es el de guiar con su sabiduría a una jóvenes que se adentran peligrosamente en el bosque del salvajismo, tratando de mantenerlas con vida a la espera de encontrar hombres que permitan atisbar un rayo de esperanza para la supervivencia de la especie humana.

A priori, y con los ojos de nuestro presente, el argumento de esta película debería ser agradable, ofreciendo la promesa de que la humanidad, en manos de lo femenino, puede tomar un punto de partida diferente, alejándose de los errores de unas sociedades que, infectadas por el machismo patriarcal, han provocado el apocalipsis. Sin embargo, nos encontramos con todo lo contrario: las muchachas protagonistas son crueles, egoístas, sádicas, díscolas y con un sinfín de atributos, todos ellos negativos. Su encuentro con un anciano, al que le han matado su preciada vaca y que "regenta" un hotel abandonado (el "Hotel Ozon" que se nombra en el título) desencadena lo peor de ellas, al perder en un momento determinado a su anciana líder.

Dicen que la música amansa a las fieras. Para Jan Schmidt y Pavel Jurácek, los responsables de este filme, a las mujeres ni siquiera eso, pues para ellos suponen una categoría superlativa a la de animal. Para participar de un sistema político que se enorgulleció de dar derechos a las mujeres que no se conocían en occidente y de ser los primeros en poner a una fémina en el espacio, estos checoslovacos parece ser que no iban por el mismo camino. En plena década de liberación de la mujer y a las puertas del mítico año 1968, con todas sus revoluciones y asonadas, un núcleo de resistencia se instaló en el corazón del Pacto de Varsovia, advirtiendo de las posibles nefastas consecuencias de dejar la humanidad en manos de un grupo de hembras. Hasta en el "paraíso socialista" llegó la maldición de la estirpe de Eva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario